jueves, 17 de abril de 2014

Cuando no todo es como creías. La maternidad

Creo que el título del post define correctamente lo que quiero decir, no todo es como creíamos en esto de la maternidad. Nos sorprendemos y cambiamos de opinión constantemente sobre lo que hacemso bien o mal en la crianza de nuestros hijos.

Antes de que nazca nuestro bebé y mucho más antes de estar embarazada tenemos una ideas preconcebidas y en muchos casos idílicas de cómo será el día a día con nuestro bebé.
Pensamos que nuestra relación no sufrirá porque repartiremos equitativamente las tareas del hogar y el cuidado de nuestro hijo, porque ese bebe sólo come y duerme y nos deja tener vida marital o ver la televisión tranquilos y abrazados.
Pensamos en si daremos el pecho o no, incluso nos ponemos límites. Damos por hecho que seremos padrazos y nuestros retoños no tendrán rabietas...

Un sin fin de pensamientos positivos que realmente son necesarios. Pues, al igual que dicen por ahí que una mujer después de parir se le olvida milagrosamente (mi hermana dice que nos drogan) el sufrimiento del parto, es necesaria esa positividad e ignorancia para poder tener hijos. Y con esto no quiero decir que los que decidimos tener descendencia estemos mal de la cabeza, seamos inconscientes o nos falte más de un hervor, no. Pero debo decir que esa "ignorancia" nos llena de más ilusión con el nuevo futuro.

Padre y madre se aprende siéndolo. Es un hecho. Sin embargo todos tenemos amigos sin hijos que te dicen que ellos lo harían  de tal o cual manera. Pero lo cierto es que hasta que no te ves en esa situación y con un bebé particular (porque no, no todos los bebés son iguales), no sabes cómo te adaptarás a sus necesidades.

Yo misma me he sorprendido en muchas ocasiones. Recuerdo que al quedarme embarazada pensaba dar el pecho sólo 3 meses, cuando di a luz cambié de idea a 6 y según pasaba los meses iba diciendo que un año y ahora ya ni pongo tiempos (coquito ya hace el año).

Igual me pasó con la alimentación complementaria. No tenía mucha idea y empecé a dar papillas y purés, pero Coquito parecía un pavo al que estaban cebando para comersela en Acción de Gracias (cierto es que esta para comersela cruda o con patatas pero no literalmente!). De un día para otro empezó a no querer nada batido, se alimentó a base de teta unos días hasta que decidí darle alimentos sólidos que pudiera coger y así parece que nos pasamos al BLW con toda la experiencia-guarreria-juego que conlleva.

En el tema de dormir, lo mismo. Dimos por hecho que los bebés duermen mucho y bien, Mentira! (A qué viene esa expresión de dormir como un bebé?). el caso es que tras muchos intentos frustrados de que durmiera en su cuna y muchos desvelos nocturnos, decidimos practicar el colecho, y qué agustito duermo con mi Coquito cerca.
 
Ni qué hablar de la vestimenta. Antes de que llegara el bebé ya tenía un arsenal de vestiditos y monerías que se han quedado sin estrenar. ¡Más de una pelea con abuelas ha conllevado! Porque llegó el verano y la niña se asaba con pololos, yo no soportaba cogerla con cosas colgando y nunca paraba de moverse con lo que parecía un muchachito con faldas! Así que lo descarté...hasta ahora.

Con todo esto quiero decir que como madre me he ido adaptando a las necesidades de mi pequeña, he ido aprendiendo cada día leyendo en internet, pidiendo consejos a madres amigas o a las del mundo 2.0, (qué decir de todo lo que aprendo publicando las Perspectivas sobre la Maternidad de abuelas.... y, sobre todo, intuyendo qué necesitaba el bebé.

Y vosotr@s, ¿¿os habéis sorprendido tanto como yo en esta nueva etapa???

Aquí os dejo link sobre mi estilo de crianza

17 comentarios:

  1. Es que una cosa es lo que piensas y otra es cuando se te plantean las situaciones. Yo soy maestra y hay muchas cosas que tengo muy claras sobre el tipo de educación que quiero para mi niño pero es verdad que la gente dice que luego como madre es diferente y que se ven las cosas do otra manera.
    Yo hay cosas que espero mantener sobre como educarle porque yo cada dia veo cosas que hacen padres, indudabemente por puro amor, que no benefician nada a los pequeños. Pero bueno, lo que digo, hay que verse en la situación y como siempre no juzgar..solo ver callar y tu actuar como consideres.
    Un besito guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PUes sí, espero no cambiar muchas cosas que tenía pensadas sobre su educación en valores y demás... Pero también como profe veo que cada niño es un mundo y no vale el mismo método para todos!
      Gracias por pasarte, a ver qué tal que ya tequeda menos... jeje

      Eliminar
  2. Ayyyyyyyy Virginia de mi corazón...como nos parecemos!!!me veo reflejada en todo lo que has escrito.

    Yo ahora como madre no soy ni parecida a lo que pensaba que iba a ser (ha quedado mas o menos claro??), es mejor dejarse llevar, adaptarse a nuestros hijos y a la comodidad de la familia, no poner fecha a nada...y ser feliz!!!

    Besosssss preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será bueno que te veas reflejada?? jajaja qué dice de nosotras?? que somos veletas que cambiamos?? jajaja
      Orgullosa me siento de la comparación ehh.
      Hay recaídas en las que no sabes si lo estás haciendo bien o mal...pero en general, me alegro de lo elegido!
      Un abrazo y gracias por dedicarme tiempo de tus vacaciones. un besote

      Eliminar
    2. Pues claro que es bueno!!! de veletas nada...el cambio es positivo para ir adaptandonos a cada situación y a las demandas de la vida, bueno en este caso de la maternidad.

      Besossssssss

      Eliminar
  3. Tengo ilusiones y unas grandes expectativas con respecto a la maternidad. Muchas veces me encuentro pensando esto lo haré así, pero también se que hasta que ocurra nunca sabré como lo enfrentaré. Gracias a estos posts se que hay mil maneras de hacer las cosas y todas ellas correctas.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada! espero que sirvan...yo tenía que haber leído más jejeje
      Estoy segura de que serás buena madre, porque no hay una única manera de serlo. Mucha suerte en tu aventura!
      un beso

      Eliminar
  4. Bufff yo me he sorprendido a mi misma muchísimo!!!
    Me ha hecho gracia lo del arsenal de vestidos... porque a mi me ha pasado lo mismo, yo que siempre he sido un poco pijina para todo esto tuve a Leo el primer verano con el body y punto!! o sacarle de paseo en pijama, eso era impensable para mí, pero luego me he ido adaptando a las necesidades y circunstancias reales, no esas imaginarias que tenemos.

    Me ha gustado el post.

    ResponderEliminar
  5. Que me llevas a Leo en body y pijama??? si te ve mi suegra le da algo! jajaja
    Con lo cómodos que van.... amí también me tocó el veranito lo primero y me negaba a llevarla con faldones que dan calor y son incómodos para darle la teta todo el rato!
    Ahora con el segundo vas más realista no? o también vas deshaciendo ilusiones?
    Un abrazo para la superfamily

    ResponderEliminar
  6. Yo me sentaba embarazadisima en el banco del parque con mi hermana y observaba a los otros niños y madres y pensaba; ui eso yo no lo voy hacer.., eso otro tampoco, yo lo haré mejor así o asá jajajjajaj que ignorante!!!!
    Tampoco iba hacer muchas cosas de las que hago y no haré otras tantas que pensaba que haría. Esto es así, aprendemos de ellos y con ellos. Y por ahora me rio de las amigas sin hijos cuando me dicen tal o cual cosa, pienso mejor, callaaa raquel déjalas en ese mundo todavía. Jijijijiji
    Muaka guapísima!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, pero es que se nos calienta la boca pensando lo bien que lo vamosa hacer.... Pensamos que las rabietas son culpa de esos padres que algo le habrán hecho a sus hijos y que a nosotras no nos pasarán.
      En fin, es ley de vida!

      Eliminar
  7. Al final somos todas tan parecidos... :-) Todos pensamos unas cosas y luego acabamos haciendo otras. Aunque yo creo que en la mayoría de casos para mejor, ¿eh? ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo yo. Han sido para mejor sin duda. Un abrazo

      Eliminar
  8. "Todas tan parecidos"... Estoy tan rodeado de mujeres que ya mezclo mi sexo en las frases :-P

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que más o menos todas pasamos por lo mismo. Yo también decía que le iba a dar el pecho 6 meses y ya llevamos 18... el colecho...
    Lo de los pololos... menuda cruz que tenemos con mi suegra. Y así practicamente con todo. Las ideas van cambiando en mi mente con el paso del tiempo y ahora mismo estoy haciendo muchas cosas que dije que no haría... es lo que hay, ya ves que no eres la única sorprendida :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, nos cambian y revolucionan nuestro mundo y nos obligan a superarnos y replantear todo continuamente. no podemos ser tan rígidos!!
    A ver qué nos depara el futuro...
    un beso

    ResponderEliminar
  11. Toda la razón, antes de tener a nuestros propios hijos tenemos unas ideas, y en principio bastantes claras, de lo que hacer o no hacer con nuestros hijos. Pero cuando los tenemos... Eso es otro cantar, aquí ya cambiamos nuestros pensamientos por el día a día. Yo le dio el pecho cuando ella quiere (ahora tiene 4 meses y tres semanas), me gusta que se duerma en mis brazo porque la veo con esa carita tan feliz... Me dicen que la voy a mal criar, pero no lo creo. Ya veresmo como nos sale todo esto dentro de unos años! ;)

    ResponderEliminar