jueves, 10 de diciembre de 2015

Segundo trimestre de embarazo

Y tras la semana 13 parece que empezamos a vivir el embarazo de manera más consciente y natural. Disminuyen algunos síntomas, aparecen otros y , sobre todo, la barriguita empieza a tomar forma y a crecer.
Es un trimestre, como dicen mucho, para disfrutar si te encuentras bien ya que vamos olvidando algún malestar de los primeros meses y aún no estamos tan enormes como en los últimos. 

SÍNTOMAS
  • Mayor energía y vitalidad: en circunstancias normales, ya nos hemos hecho al nuevo estado y podemos encontrarnos bastante bien en general. 
  • Contracciones de braxton hicks. Unas contracciones que denominan de "prácticas". Vienen y van de forma casual y muchas ni se enteran. Yo a veces siento que se me tensa la barriga o se pone dura y sólo alguna vez me ha molestado. Es verdad que las he notado más en este segundo embarazo. Pero ¡¡ojo!! Si son dolorosas y se repiten con frecuencia debemos acudir al médico. 
  • Cambios en la piel y el pelo de ciertas zonas. Se puede oscurecer la piel de algunas partes y salir más o menos pelo en otras. Algo que se normalizará después del embarazo. Normalmente se oscurecen los pezones y algunas partes en la cara (la máscara del embarazo), otras personas tienden a sufrir acné. A esto se añaden ciertos mitos de si lo que esperas es un niño o niña. 
  • Acidez o ardor de estómago. Esa recolocación de órganos afecta a nuestra digestión
  • Dolor o molestias en la parte baja del abdomen por el peso que vamos soportando. 
  • Aumento del flujo vaginal (leucorrea) de color blancuzco o transparente. Si es de cualquier otro color o presenta olor, debemos acudir consultarlo. 
  • Sangrado de las encías. Algo común en mis dos embarazos , sobre todo, cuando uso el hilo dental.Congestión nasal o rinitis del embarazo. Yo me levanto todas las mañanas con cierta mucosa y que dificulta la respiración a primera hora. 
  • Necesidad de orinar frecuentemente y estreñimiento. 
  • Aumento del apetito. Al menos en mi caso siento que puedo comerme una casa entera!! 
  • Sensación de mareo (por la dilatación de los vasos sanguíneos o la tensión). Algo que a mí sólo me pasa cuando tengo que aguantar de pie mucho rato en la misma posición y creo que es algo que noto más al principio de los embarazos. 

Parece que con esta lista el embarazo es más una enfermedad pero no es así. No todas presentamos los mismos síntomas y hay una gran variación de grados. Creo que es un momento para disfrutar de cada uno de esos cambios y diferencias, de informarnos cómo va creciendo nuestro bebé  y aprovechar para leer cosas al respecto para nuestra futura maternidad  (y la paternidad, por supuesto). Creo que es fundamental hacer partícipe al padre, que si es el primer embarazo, a veces siente como algo muy lejano este período y se topan de repente con un bebé y no saben qué hacer. Nosotras hemos podido irnos preparando mentalmente, ayúdale a sentirse dentro del equipo y no sólo reclames su atención para antojos (eso sí, déjate mimar a ratos, que nuestra tarea es algo especial).


PRUEBAS


Durante este tiempo también seguiremos haciéndonos algunas pruebas a fin de determinar que ambos evolucionamos correctamente.

  1. Análisis de sangre: como en el primer trimestre, te repetirán la analítica para detectar los niveles de hierro, el colesterol, anticuerpos, test de coombs indirecto (en él se determina los factores rh -positivo o negativo- para prevenir cualquier incompatibilidad por el rh del feto y la madre). 
  2. Control del peso: en cada visita seguirán pesándonos para ver nuestra evolución. Aquí yo ya había alcanzando 4 o 5 kg desde el inicio de la gestación.  
  3. Control de la tensión arterial: que ayuda a detectar problemas a tiempo (preclampsia, retraso de crecimiento fetal, problemas en la placenta, parto prematuro...) 
  4. Análisis de orina: para controlar la presencia de proteínas (albúmina)  en la orina, factor que indica preclampsia. Además también se intenta descartar posibles infecciones de orina y la presencia de glucosa relacionada  a la diabetes.
  5. Prueba de la glucemia o test de o'sullivan: alrededor de la semana 24 suelen mandarte esta prueba para determinar si existe una diabetes gestacional. En ella te hacen tomar una solución de agua azucarada en 5 minutos y resposar una hora para tomar una muestra de sangre para que según el resultado te manden hacer otra prueba más exacta( si obtienes un nivel de azucar por encima de 130-140 miligramos de glucosa por decilitro de plasma sanguíneo) . La verdad es que es una prueba engorrosa (a mí me dio náuseas la primera y segunda vez que la he hecho) y poco útil (no es realmente fiable). 
  6. Ecografía de las 20 semanas o ecografía morfológica: una prueba larga por ser una observación minuciosa de órganos y medidas del bebé. Además a muchos nos confirman, si queremos, el sexo del bebé. Aquí nosotros nos enteramos de que esperábamos un niño. Sí! tendremos la parejita. Y en el fondo me hacía ilusión por ver en qué es diferente. No por lo sexista de juguetes o ropa, aquí no le damos importancia a eso, sino más bien por ver si algunos cuidados son diferentes. 

De esta prueba salimos un poco raros. Había cosas que se debían seguir observando porque no se vieron muy bien. Así que tocaba esperar que todo siguiera su curso por ley natural. 


CONSEJOS

  • Haz ejercicio moderado. Caminar o nadar son un gran aliado pero si los puedes combinar con actividades propias para embarazadas, mucho mejor. Aquí en Salamanca puedes encontrar yoga para embarazadas o gimnasia para embarazadas(como en Mamis en forma)  de manera que te ayuden  mejorar tu condición cardiovascular y muscular  y disminuir algunas molestias para llegar en mejor forma al parto.  
  • Dieta equilibrada. Debemos ser conscientes de que hay que aumentar el cierto número de calorias nuestra comida diaria, pero sólo eso. No hay que comer por dos porque no sólo aumentará nuestro peso sino que en muchas ocasiones el ardor o acidez de estómago hará presencia. Y esto lo apunto y subrayo para ver si a mí misma me entra en la cabeza o simplemente me como mis palabras. Podemos optar por aperitivos más saludables como la fruta ( a mí ahora me ha dado por la granada por ejemplo).
  • Date alegrías. Aprovecha a comparte ropa de embaraza que te quede bien y te guste. Por experiencia propia puedo decir que a veces sufro por no saber qué ponerme...  Y antes de ponerme algo dos tallas más grandes para que vaya entrando la barriga, prefiero comprar algo específico de embarazadas pero de mi talla con forma apropiada.  
  • Aprovecha a pasar tiempo en pareja: se echa de menos cuando llega el bebé y el papá pasa, en muchas ocasiones, a un segundo plano.  
Y poco más os cuento, seguid disfrutando de la experiencia. Nos vamos hacia el tercer trimestre que comienza aproximadamente en la semana 26-27. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario